domingo, noviembre 25, 2007

La Plaza Bolívar

La originalidad es la
vuelta a los orígenes

Antonio Gaudí l Cornet (1852-1926)
Arquitecto español.
En el año 1954, el entonces gobernador del estado Anzoátegui, auspició un concurso de proyectos para la construcción de la “PLAZA MONUMENTAL y ESFINGE AL LIBERTADOR de El Tigre, en el cual resultó ganador en el mes de septiembre de 1955 el ciudadano Luís López Diez por lo que se hizo acreedor del premio establecido de (Bs. 2.000,oo). A tal efecto la gobernación del estado el 15 de septiembre, emitió una letra de cambio por esa cantidad a nombre del ganador del concurso, la cual posteriormente presentó por ante la tesorería del estado para la emisión del cheque respectivo. Eran tiempos de hallaca a real, pepsicola a medio y donde el cobro de un instrumento mercantil de esa naturaleza era un tiro al suelo. Palabra de gallero, pues.

Luís López Diez, de origen español, naturalizado venezolano, con larga experiencia dentro del arte: arquitecto, ingeniero, escultor, dibujante, tallador, pintor, fotógrafo, restaurador y viajero, el monumento a la plaza Bolívar de El Tigre, constituye una de sus más hermosas realizaciones. Lo que está a la vista – nos ilustra el refranero popular – no necesita anteojos.

El gobernador del estado el señor Manuel José Arreaza Cardier, oriundo de Aragua de Barcelona, asignó la obra a la empresa PROCOSNT, C.A que tenía como ingeniero residente a F. Mogna Cruz por un monto de (Bs. 301.726,91) en el año 1955 y con una fecha de terminación el 30/11/57 para inaugurarla el 2 de diciembre de 1957; pero debido a la tensión política recrudecida en los últimos meses de la dictadura del Gral. Marcos Evangelista Pérez Jiménez, no pudo lograr ese objetivo. Cuentan los lugareños, que era tanta la crispación política que la gente por las noches forraba con lonas el monumento en prevención de actos vandálicos. El que no cuida lo que tiene a pedir se queda.

Empero, una vez que cayó la dictadura, el mismo pueblo eufórico destruyó parte del pensamiento recién escrito en bronce a un costado del pedestal, que decía “América fue para Simón Bolívar, el vasto escenario de sus grandes ideales en la liberación de los pueblos y el de su unificación”, lo firmaba, el todavía coronel, Marcos Evangelista Pérez Jiménez, en su calidad de Presidente/dictador de la República y aún permanece la inscripción inconclusa que leemos, “América fue para Simón Bolívar” creando una interrogante en nativos y foráneos. De igual manera se dice que el escultor de la espectacular figura ecuestre fue un italiano cuyo nombre no aparece en el folleto que publicó la alcaldía del municipio Simón Rodríguez, otra interrogante que seria interesante buscarle respuesta, que recoge parte de esta interesante historia y del cual tome algunos datos.

La plaza Bolívar de El Tigre fue ideada, diseñada y construida para constituirse, como en efecto se fundó, en un imponente monumento que colocó a nuestro parque destinado a honrar la memoria de El Libertador Simón Bolívar, en uno – sino el más – de los más hermosos que existen actualmente en el país. Gobierno van y gobiernos vienen. Todos, absolutamente todos, le han hecho alguna inversión en su mantenimiento, embellecimiento y siempre respetando sus estructuras originales que forman parte del patrimonio histórico de la ciudad, pero los dos últimos gobiernos locales han borrado parte de ese legado cuando cambiaron arbitrariamente las faros de iluminación clásicamente definidos y la protección de las jardinerías de hierro de 0,40 mt. de altura sobre el bordillo y fabricadas con cabillas de ½” como está detallado en la memoria descriptiva del proyecto original de construcción. No hay que pedirle peras al olmo, imagínense que hasta un riego por aspersión que costó una fortuna hace poco más de un año yace enterrado perdiéndose ante la indolencia y la irresponsabilidad de un gobierno que vive del maquillaje, la pantallearía y otras actividades administrativas non santas.
La única manera de preservar la memoria histórica de los pueblos es conservando y restaurando para salvaguardar en su fisonomía, fachada expresión original nuestros monumentos, estatuas, edificaciones, inmuebles y casas y declararlos patrimonio histórico para protegerlos de tanto troglodita que llega al poder. Esa es la verdadera originalidad y como tal, debe ser entendida por quienes salvajemente y por desconocimiento de causa, se empeñan en demoler y modificar lo original pensando que son unos genios de la originalidad.

2 comentarios:

Inmuebles Dos Rios dijo...

señor comentarista: ante todo un cordial saludo a Ud. y tambien a su ciudad, reformada y acogedora.
Me permito hacer una aclaracion a su articulo: la palabra correcta no es ESFINGE. Con derecho a replica, espero. Barquisimeto, filipporizzo1@gmail.com

Inmuebles Dos Rios dijo...

señor comentarista: ante todo un cordial saludo a Ud. y tambien a su ciudad, reformada y acogedora.
Me permito hacer una aclaracion a su articulo: la palabra correcta no es ESFINGE. Con derecho a replica, espero. Barquisimeto, filipporizzo1@gmail.com