sábado, mayo 26, 2007

Personajes de mi pueblo: Vicente Campos

Lo mismo que un río, el hombre
es cambio y permanencia

Alexis Carrel (1873-1944)
Biólogo, médico y escritor francés.
El 17 de septiembre de 1925, en el Cantón del Pao de Barcelona, por cuya región salió electo diputado el Generalísimo Francisco de Miranda, nació don Vicente Campos Díaz. El padre Vicente Campos Sánchez y su progenitora Martina Díaz de Campos, luego del avenimiento del niño, fijaron residencia en la Población de Cachipo, buscando mejores niveles de vida. Transcurridos 9 años vinieron a la naciente población de El Tigre, y como no tenían casa en el poblado, durante un año, vivieron en las riberas del río Caris, exactamente, en Boca de los Caños, desde dónde vinieron a instalarse en 1935 en la calle Héctor Villegas número 1, vivienda que le alquiló su padre, al señor Carmelo Gago, que residía en Pariaguan y estaba ubicada justamente frente a la esquina dónde luego en 1938, fundó la bodega “La Chaparreña” don David Pinoni Barrancas junto a su esposa Obdulia Báez de Pinoni, la popular “Chicha” Recuerdos de un Tigre viejo.

Pasados dos años, el padre de don Vicente Campos, compró una casa en la calle “La Florida” donde vivieron muy poco tiempo, ya que en el año 1937, voló la caldera del taladro 23 y quemó la vivienda, un familiar les facilitó una “media agua” que poseía en la calle Héctor Villegas dónde regresaron a vivir. Luego, el terreno de la casa quemada, fue limpiado por don Cruz Mirabal, que construyó y fijó residencia con su esposa Petra Castillo y todavía los descendientes ostentan la posesión de la parcela que está ubicada en las adyacencias de Obra Públicas Municipales. La explosión de esa caldera fue un suceso trágico que conmocionó a la pequeña población y forma parte de la historia de los grandes accidentes de la industria petrolera que marcaron una huella funesta en el crecimiento y evolución del pueblo de El Tigre, cuyo origen, está íntimamente ligado a la explotación del oro negro. Pequeños hechos, hacen las grandes historias.

En ese tiempo no había escuela en el embrionario pueblo, solo existía un Kinder que había puesto en funcionamiento una hermana de don Vicente Campos de nombre Mariana Campos en la calle Negro Primero número 55, a esa sede asistía la chiquillería del momento, pagaban los que podían 1 bolívar semanal y les incluía la merienda. Los que no tenían para cancelar el bolívar, sin distingo de ningún tipo, gozaban de los mismos beneficios y privilegios. En ese básico preescolar aprendió don Vicente sus primeras letras y luego cuando instalaron la primera escuela pública que ubicaron en la calle Lara número 3, conocida como “La Federal” se inscribió y cursó hasta 3er grado, para luego culminar su primaria en la escuela privada “Sucre” que funcionó en la calle Héctor Villegas bajo la dirección del maestro Claudio Salazar Martínez y el profesor de castellano y literatura Pablo Narváez Márquez. Fueron los que dieron inicio a la educación formal en el pueblo de El Tigre.

En ese tiempo no existían colegios de bachillerato, por lo que don Vicente Campos, interesado en avanzar en sus estudios, tomó un curso por correspondencia en la National Schooll y obtuvo los certificados de Mecánica Diesel y automotriz y Electricidad, refrigeración y acondicionamiento de aire. Con esos credenciales, logró empleo como aprendiz de mecánica en la línea de autobuses ARC, al año ya era jefe del taller mecánico. Esa empresa de transporte de pasajeros funcionó en sus inicios en la calle Héctor Villegas, muy cerca de su residencia, luego alquiló un local en la calle Orinoco dónde posteriormente construyeron el antiguo edificio municipal frente a la Casa de la Cultura, hasta que erigieron su propia sede en la Calle Guevara Rojas en el sitio dónde hoy funciona la Casa de la Mujer. El quiere puede y don Vicente lo logró.

Cuando el ciudadano de origen español, que estaba casado con una venezolana, don Isidoro Celma Mir, que se dedicaba al ramo de la ferretería en el edificio de su propiedad ubicado en la calle Guevara Rojas esquina con calle Girardot, obtiene la concesión para vender y prestar servicio a la empresa automotriz FORD en el año 1950, mudan la ferretería a un local en la calle Bolívar frente a la Iglesia “Virgen de Valle” y al iniciar operaciones en ese inmueble, emplean a don Vicente Campos como mecánico y al muy poco tiempo fue ascendido a gerente de servicios cargo que ostentó por espacio de 33 años cuando pasó al retiro. En el año 54, por razones de espacio, Isidoro Celma Mir, construyó en la avenida España unas cómodas y espaciosas instalaciones, vendió a un árabe la vieja edificación y mudó la sede de la FORD en las cuales todavía funciona la concesionaria, ahora con el nombre de Deel Ford El Tigre y la ferretería la ubicó desde la calle Bolívar hasta el actual edificio de la avenida Francisco de Miranda que también construyó para irse adecuando al crecimientos de la ciudad.

Don Vicente campos, es indiscutiblemente uno de los primeros pobladores de la ciudad que nació al calor de la industria petrolera el 23 de febrero de 1933, hoy, está retirado de toda actividad laboral, sufre del mal de pakirson, pero está bien lúcido y recuerda casi con memoria grafica los inicios de la ciudad, sus primeros pobladores, las primeras calles y no olvida hacerle un reconocimiento a un gran luchador por las primeras reivindicaciones del pueblo como fue don Antonio Felipe González Álvarez, quien llegó de la población de Onoto e instaló la primera tienda de mercancía seca en El Tigre – vendía telas y vestidos - en el edificio donde se inician las calles Rivas y Orinoco, que hoy ocupa don Rafael Jiménez al lado de su prolija familia, frente a la actual prefectura. Ese distinguido comerciante fue, sin aspiración a cargo público, quién lideró el movimiento que luchó para lograr la elevación del pequeño poblado a municipio cuestión que se concretó en el año 1939 y luego motorizó otra batalla para que se instalara, como en efecto se instaló el año siguiente, el primer juzgado, cuyo titular fue Félix Daniel Pérez y el primer suplente el padre de don Vicente Campos, el señor Vicente Campos Sánchez quien prácticamente ejercía el cargo ya que don Félix sufría del mal de Pakirson y se le dificultaba mucho firmar y cuando lo hacia tenían que sujetarle la mano.

En la unión matrimonial de don Vicente Campos con la señora Esperanza Guerrero, procrearon 10 hijos 7 varones y 3 hembras, los cuales a estas alturas de la vida, le han premiado con innumerables nietos y biznietos que configuran una grandiosa familia muy unida que le hacen llevadera la tercera edad, llenan de felicidad y, como dato curioso Don Vicente, un trabajador insigne y abnegado durante toda su vida, hombre recto, honesto y responsable, que nunca tuvo vicios, ya que hasta abstemio fue y es, no goza de una pensión del seguro social dada la circunstancia de que en los archivos del seguro social sólo le aparecen 5 años de cotización y las demás, por la eficiencia de quienes manejan los archivos de esa institución, los traspapelaron y como no hay sensibilidad y reconocimiento que valga, he allí, está tremenda injusticia que se está cometiendo con quién dio su vida, en sus actividades laborales, por el crecimiento, desarrollo y engrandecimiento de esta pujante ciudad.
Entre su pasó por los talleres de la línea autobusera ARC y el departamento de servicios de Isidoro Celma Mir permaneció activo laboralmente por espacio de casi 40 años, que ahora, para una mísera pensión no le son reconocidos porque en este injusto país todavía no gozamos de una moderna ley de seguridad social que corrija esta y otras tantas injusticias con las personas de la tercera edad que dieron lo mejor de su vida en el trabajo productivo para el desarrollo del pueblo que escogieron para vivir, luchar, trabajar y sembrarse para toda la vida. Como los ríos don Vicente Campos ha cambiado con la edad, pero permanece erguido, con la frente en alto y seguro del deber cumplido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr. José Salazar, he leido su pagína y me parece muy interesante, quisiera saber si Ud. ha publicado articulos sobre la perfoación del pozo Oficina No1, así mismo si hay fotos que evidencien el momento en que se perforó este pozo.
saludos, José Ortega

CRUIZ dijo...

HE LEIDO SU PAGINA Y ME PARECEN MUY INTERESANTES SU CONTENIDO, PERO, SIN EMBARGO LE HACE FALTA ALGO: SOPORTE VISUAL COMO FOTOS DE LOS LUGARES MAS SIGNIFICATIVOS, TAL COMO EL CARRO CHOCADO QUE LE DIO ORIGEN AL NOMBRE DE "VEA" A LA AVENIDA PERIMETRAL QUE LLEVA AL TIGRITO DESDE LA VIA A BOLIVAR, FOTOS DE LA ESQUINA DEL LUCHADOR, LA BOLA DE MASSOBRIO ETC, QUE RESPALDEN SUS TRABAJOS UN AFECTUOSO SALUDO CHARLES RUIZ

Anónimo dijo...

Sr Salazar mis avbuelos fueron fundadores del Tigre, me gustaria los incluyera en su articulo. Yo a traves del correo electronico puedo darle informacion valiosa. Mi abuela fue Doña Irma Baptista Aparicio, Maestra normalista, vivia por el Mercado, su esposo Eloy Landaeta, de su matrimonio nacieron Eloy maestro, Elvia Rosa secretaria de la oficina de identificacion, Laura Landaeta Farmaceutica y El doctor primer medico Internista del Tigre Enrique Landaeta.
Por parte de mi papa mi abuelo se llamaba Alberto Marin dirigente politico de accion Democratica su esposa mi abuela Blanca Brito Gamboa ellos tuvieron 6 hijos Manuel, Luz Amada, Ulises (+), Dennis, Rommel y Gerson Marin Brito, ellos se radicaron en la 5ta carrera norte.
Si puede me contacta y junto hacemos un articulo bien completo del Tigre y sus origenes.